La importancia y significado del velo de novia.

El velo de novia es un complemento que en la actualidad puede o no ser usado el día de la Boda y aún sin ser indispensable tiene un aire clásico, romántico y virginal que muchas novias optarán por tener en ese día especial.

Normalmente el velo está hecho de un material transparente, delicado y fino, como los materiales en organza y tul, los diseños son variados, los hay con bordes decorados, cortos, largos, con forma de lagrima, con detalles decorativos en la parte final, blancos, ivory, crema, beige, etc., pasando desde los más sencillos a los más recargados.

El origen de su uso está relacionado siempre con creencias provenientes de rituales religiosos o paganos.

En el oriente, cuando los matrimonios se pactaban entre familias, por razones económicas o de estrategia política, era raro que la pareja se conociese antes del matrimonio. Esta sería la razón que provocó que las novias comenzaran a llevar velo: para evitar que el novio la rechazase, puesto que no podía verle la cara hasta que la ceremonia había finalizado.

Asimismo, existe la teoría de que el velo, un poco en la línea de lo que sigue sucediendo en la actualidad en algunos países musulmanes, simbolizaba el sometimiento de la esposa a la voluntad del marido de ahí que fuese (y es) una prenda que llevan toda la vida, no solo durante la boda.

En tiempos de los griegos y, posteriormente, de los romanos, la costumbre de llevar velo obedecía a razones de superstición, puesto que la pieza de tela, en este caso de colores vivos de la familia que va del rojo al amarillo, tenía una misión fundamental: proteger a la novia del mal de ojo que podía provocarle la envidia de otras mujeres al verla desfilar hacia el lugar de la celebración. De hecho, la misma palabra “velo” viene de la raíz latina que significaba “protección”. Velo viene de la palabra velar o proteger a la mujer.

Parece ser que no fue hasta el siglo XIX cuando se adoptó el velo como elemento “obligatorio” en las bodas cristianas, con la función simbólica de indicar la pureza o virginidad de la novia. De ahí que pasase a ser de color blanco exclusivamente.

Hoy en día, el uso o no de velo es una cuestión de gustos o del tipo de moda que una prefiera llevar en su boda, y en numerosas ocasiones las novias optan por los tocados y otros elementos decorativos. Sin embargo, es el velo de novia el que tiene una historia que, como en tantos casos cuando hablamos de tradiciones y rituales, no solo es sorprendente sino que además su evolución en el tiempo ha hecho que hoy en día su significado sea completamente diferente al que tenía en sus orígenes.

Fue tremendamente popular en los Estados Unidos del XVIII. Según parece Nellie, la hija de George Washington, causó admiración entre los invitados de su padre al sentarse junto a una ventana con cortinas de encaje. Gustó tanto que lo recreó en su boda utilizando un velo de encaje blanco.

 Actualmente, su uso viene determinado por una moda que impuso Eugenia de Montijo en su boda con Napoleón III que llevaba una tiara de diamantes y al copiarla la princesa Augusta de Gran Bretaña, nos ha llegado hasta nuestros días.

 Como ven…. El velo de novia tiene una gran historia, muy recorrida a través del tiempo y venida a más de época en época…. Con su propia historia y uso de acuerdo a las creencias. Un complemento del vestido con tanta historia evidentemente no puede dejar de ser importante, sobre todo porque representa pureza y castidad, dos características típicas de la novia sino porque le da al atuendo un aire místico y original… muy diferenciado de cualquier otro evento social. 

 

Leave a Comment

©Impulso - Agencia Creativa 2017